man in gray shirt looking at city buildings during daytime

Don Jaime Gutiérrez, espabílese

Bajo el pomposo título de Con la fe no se juega”, (La Nación, 19 de noviembre), don Jaime pontifica y se coloca a sí mismo como defensor de la cristiandad. Ceremonioso afirma: “En estos meses la Iglesia sufrió el golpe más duro que haya sufrido en nuestra historia”. (Se refiere a los meses del TLC). Y a reglón seguido ofrece estadísticas, pero de años anteriores. Su falta de rigor lógico da pena. ¡Espabílese don Jaime!
Luego, sin que tenga ninguna relación lógica con la plural participación de eclesiásticos en torno al TLC, don Jaime saca a relucir lamentables e injustificables situaciones del clero de los Estados Unidos. El procedimiento es del todo irracional, pero busca producir un efecto emotivo en los lectores desprevenidos. Don Jaime, escuche: los lectores ingenuos ya no existen. Mejor nuestro médico se limitara al ejercicio de su profesión.